El milagro no es que hagamos el trabajo, sino que estemos encantados de hacerlo.