Es duro fracasar, pero es todavía peor no haber intentado nunca triunfar.