La mayoría de las personas gastan más tiempo y energía en hablar de los problemas que en afrontarlos.