No es la carga lo que te rompe, sino la forma en la que la llevas