Si esperas a que llegue el momento perfecto, acabarás esperando toda tu vida. Es mejor que cojas lo que tienes y empieces ya.